30 ene. 2008

Retrasados

Por RPM

Escribo en sin ánimo de nada con ánimo de eliminar esta rabia contenida que se apoderó de mi hace tan solo unas horas.

Regresaba del trabajo caminando y delante de Opencor, enorme empresa que pertenece a una todavía más grande como es El Corte Inglés, me encuentro un gran cartel. El aviso pide un kilo de comida, no importa de qué, todo vale: lentejas, garbanzos, arroz., etc. Lo asombroso es que el cartel pide 1 kilo de comida… para los discapacitados.

Recuerdo que hace años se pedía con una hucha "para los retrasados". Hoy se pide con carteles, en grandes centros comerciales, y se les cambia el nombre. Somos una sociedad avanzada, claro, ahora son discapacitados.

Creía o quería creer que estábamos avanzando hacia una integración social donde conviven personas. Algunas de ellas necesitan algún tipo de apoyo, unas más y otras menos, pero al final sólo son apoyos lo que nos diferencia los unos de los otros.

Creía también que esos apoyos, además de darlos los profesionales, los daban las empresas, contratándolos, los colegios, escolarizándolos, Gobierno, Juntas o Diputaciones, fomentando su integración, cajas de ahorro, promoviendo iniciativas sociales, subvenciones, becas, pensiones... y un largo etcétera. Lo que no sabía es que los apoyos llegaban desde un supermercado… pidiendo un kilo de comida.

Se ve que hay empresas y hasta personas que consideran que lo que necesita un discapacitado a estas alturas de la película es un kilo de comida. Una empresa, además, como Opencor, donde la mano de obra para discapacitados que puede ofrecer es amplísima. Pero parece que un cartel (ridículo, vergonzante) limpia más barato y rápido la conciencia. Sólo parece, porque la realidad es que un cartel así en la puerta de este establecimiento habla por sí mismo.

Sólo apoyando se podrá llegar a la integración social. Seguro que ellos están dispuestos a dar si se les ofrece la oportunidad.

RPM

No hay comentarios:

Publicar un comentario