25 mar. 2008

Gallinistas mortadelianos

Existe una corriente ‘cómico-cultural’ llamada gallinismo con ruedas. Somos pocos los gallinistas, pero muy fieles. Esta corriente surgió hace algunos años y varios estamos completamente sumergidos en ella. Básicamente, esta corriente consiste en ser capaz de comenzar a vivir en nuestro mundo si el día nos aburre. Pero desde el prisma humorístico, claro. No vale ponerse a pensar en las musarañas. Esto ya lo expliqué en Relatos del día a día: “Gallina con ruedas”, de enero (¿comienzo a repetirme?). Es el mundo de la locura constante, del surrealismo, de las imágenes sin sentido una detrás de otra… es el mundo de la gallina con ruedas. Simplemente la cabeza comienza a funcionar y todo se convierte en una película sin sentido en la que las acciones se desarrollan a nuestro antojo paralelas a la realidad. Cada gesto o acción tiene su alternativa irreal en nuestra mente. Suele resultar insoportable para el que está al lado. Alguien hace una pregunta y nos imaginamos una respuesta esperpéntica, una persona se mete la mano en el bolsillo y nos imaginamos que saca un revólver y le pega un tiro al de delante, otro se rasca el pecho y nos asalta la imagen de un violento infarto entre insultos a los presentes… Un sinfín de ‘gags’ con el que evadirse y reír sin parar.

Aunque conozco de momento a pocos gallinistas, sé que hay muchos por el mundo. Incluso algunos que ni siquiera se saben pertenecientes al gallinismo con ruedas.

Las influencias del gallinismo son innumerables. Es muy evidente la mano del cómic, del tebeo más clásico de golpe y caída. Hay uno que destaca por encima del resto. Se trata de Mortadelo y Filemón.

En las historias de Mortadelo y Filemón aparecen constantes caídas, accidentes, líos, golpes brutales, meteduras de pata… más o menos divertidas. Pero la influencia no viene de todo eso. Derivaría en un humor demasiado básico. Es cierto que cuando eres pequeño disfrutas con todas ellas. Por eso lo lees. Yo leía cientos. Uno detrás de otro. No había nada mejor que tener un Mortadelo nuevo. Puro placer. Un mundo por descubrir. Lo leía y lo releía. Los leí prácticamente todos, decenas de veces cada uno. Después lo fui dejando, y fue cuando descubrí que, de tanto leer, había asimilado su universo sin darme cuenta y que recurría a él constantemente. Ahí está la verdadera influencia. En su universo.

Detalles del universo de Mortadelo y Filemón que han influído directamente en el gallinismo con ruedas del S. XXI:

• El trato de usted. Mortadelo y Filemón son dos agentes que se pasan casi todas las horas de casi todos los días del año juntos. Y llevan más de 35. Pese a ello, pese a la más que confianza que debe tener el uno con el otro, se tratan de usted. Dos tipos que se pasan la vida pegados, se tratan de usted. Es sencillamente genial. En el gallinismo nos encanta este detalle. El trato de usted aplicado a los ámbitos más violentos o maleducados. Me explico. Mortadelo y Filemón se siguen tratando de usted aunque se estén insultando o amenazando de muerte. Esto es aún más genial. De ahí que siempre me haya encantado esa gente que se enfada mucho con alguien mayor, o con un desconocido, y le insulta, pero, ojo, de usted. “Váyase a tomar por culo hombre”. Le manda a tomar por el culo, pero de usted. Es maravilloso. “Jódase”, cuánta clase.

• La ‘siguiente-imagen’ es una herramienta muy utilizada por el maestro F. Ibáñez en sus historias de Mortadelo y Filemón. En su caso, siguiente viñeta. Consiste en el contraste de hechos utilizando una imagen que irrumpe en escena. Ejemplo. El Súper (el jefe de Mortadelo y Filemón) les deja un coche para ir a una misión. Antes de salir les dice, “cuidado porque suelta un poco de humillo al arrancar”. La siguiente viñeta contiene a Mortadelo y Filemón en el coche, envueltos en una espectacular nube de humo que les impide respirar. En la exageración está el gusto. El gallinismo la utiliza. Alguien dice, “ese tío tiene que estar preocupadísimo ahora, trabajando como pocas veces lo ha hecho en su vida”. Siguiente imagen que asalta nuestras mentes: El mismo tío borracho como una cuba bailando una cumbia en una sala de striptease. El ‘siguiente-imagen’ ha llegado a poseer mi vida. Cada frase que me dejan botando mi mente la remata a gol.

• Exageración-contraste. El Súper avisa por teléfono a los dos agentes. “Vengan inmediatamente. Es urgentísimo”. La siguiente viñeta nos muestra al Súper esperando con barba blanca y bastón, y un gato que había la lado es ahora un esqueleto. Otro ejemplo. Mortadelo prepara un veneno letal y lo inyecta en una zanahoria. El veneno, según el propio Mortadelo nos explica, podría tumbar a 30 elefantes. ¿Qué veneno es ese? Por supuesto, Filemón termina por comerse la zanahoria. En su recuperación hospitalaria tras la ingesta, los médicos emplean 700 bombas de oxígeno y le lavan el estómago con una fregona. Y entre los intentos desesperados por salvarle la vida, aún pueden escuchar un lejano rumor que proviene del agonizante Filemón y que dice “no sé qué de matar a un tal Mortadelo”. Es maravilloso. Tan exagerado todo. Cuando un perro les ataca suele estar adiestrado “para matar”. Así lo avisa su dueño mientras intenta contener al animal que ataca a Filemón. Me encanta la frase de que un perro está adiestrado “para matar”. ¿Por qué ese tipo tiene un perro adiestrado “para matar”? ¿Por qué lo lleva por la calle suelto? ¿Qué pretende?

• El surrealismo de su vida entera. Mortadelo y Filemón son dos agentes especiales que arriesgan su vida en cada misión, que se codean con los órganos de Defensa de casi todos los países, que velan por la seguridad de unos Juegos Olímpicos o que se enfrentan al crimen organizado. Y, pese a todo ello, cobran una miseria y son explotados. Cobran tan poco, que viven en una pensión (llamada El Calvario, claro). Encima la TIA, su organización, les maltrata. Les hace probar experimentos, no les da vacaciones, disponen de ellos con total libertad y el Súper les suele dar auténticas palizas. Podrían trabajar en cualquier otra cosa, cobrar más, menos horas y sin arriesgar su integridad física. Pero no lo hacen. Son los auténticos antihéroes.

• El rastrerismo. Tal vez por sus inhumanas condiciones de vida, en la TIA nadie parece tener principios. Venden a su madre por cinco duros. El ejemplo perfecto se encuentra en una ocasión en la que Mortadelo y Filemón están en la cárcel. El Súper les va a visitar y los tres charlan en la celda. El Súper les dice que les intentará sacar enseguida porque para él son dos verdaderos amigos. Mortadelo y Filemón le dicen que para ellos también es un amigo, “¡que digo amigo, padre. Es un padre!”, le terminan diciendo. Y el Súper se emociona y les abraza llorando “¡Hijos!”, les dice. “Volveré pronto a buscaros”, llora. “¡Sí padre. Adiós!”. “¡Adiós!”, dice el Súper. Y mientras se seca las lágrimas con un pañuelo, Mortadelo y Filemón se escabullen y le dejan dentro de la celda. Encerrado. Y se largan.

• En el universo Ibáñez, cuando alguien tiene un ‘shok’ lo exagera hasta el límite en su comportamiento posterior. Un cazador de mariposas que pasea afable por el campo. Un avión, pilotado por Mortadelo, les pasa rozando y le hiere de gravedad. En la siguiente imagen aparece cazando rinocerontes con un zapato, porque ahí se siente seguro.

• El tema de nombres y apellidos. En el mundo de Mortadelo y Filemón, el presidente de la tabacalera se llama Nicotino Alquitránez. Y el director de un banco, Peseto Millónez. ¿Cómo puede ser? Un día un amigo mío fue a una entrevista de trabajo en un importante banco y le entrevistó Emilio Talegón. Verídico. Puro Ibáñez.

Y así, millones de detalles de un universo genial, único, que a los gallinistas nos influye casi inconscientemente. Recuerdo una vez que otro gallinista y yo dijimos. “Cómo molaría vivir 24 horas en nuestro mundo”. Después nos dimos cuenta de que sólo hay que poner a funcionar la cabeza.

5 comentarios:

  1. muchas gracias por hacerme recordar cosas que creia olvidadas.Mi mente casi elimina al gran "chapeau el esmirriau"
    gracias insisto

    ResponderEliminar
  2. Ayer conocí a un tipo que se apellidaba Bobo, directamente. En clase fantaseaba con la trasposición TAI - TIA y durante años me descojonaba de que un amigo mío le dijera "Jódase" a un viejo por ese desprecio bieneducado. M&F también cambiaron mi vida.

    ResponderEliminar
  3. jaja!! es increible, parece ser que soy una gallinista desde mi mas tierna infancia y nunca he leido mortadelo y filemon!!! con decirte que de pequegna mi amigo inmaginario, un cocodrilo amarillo llamado miguelito se bagnaba en el tanque de agua de un restaurante con las langostas...

    ResponderEliminar
  4. Genial, gracias por descubrirnos lo que somos. Gallinistas al poder. Por cierto confirmo lo del Sr. Talegón, trabaja en un importante banco, hoy me he entrevistado con él.

    ResponderEliminar
  5. ya teneis un adepto mas soy gallimorales un saludo hermanos

    ResponderEliminar