19 jul. 2013

Costa da Morte: Historias del fin del mundo






Cuenta Rafael Lema en su libro ‘Costa da Morte, un país de sueños y naufragios’ que el nombre de esta costa nació en los tabloides ingleses y se incubó en la prensa de Madrid, a finales del siglo XIX. Por entonces los periódicos informaban de que los habitantes de esta parte de Galicia atraían con antorchas a los buques que se perdían entre la niebla para después asaltarlos y desvalijarlos. Las historias también hablaban de que, tras los naufragios, los cadáveres de los marineros aparecían con los dedos y las manos amputadas. "Es todo una invención, una leyenda, que se sacó de la literatura de Julio Verne, muy famosa en la época, y de las leyendas populares inglesas y bretonas”, dice Lema. “¿Invención?”, dice Ramón Vilela Ferrío, Moncho do Pesco, percebeiro jubilado, 61 años, vecino de Muxía. “Cuando yo era chaval y encallaba un barco íbamos y lo desvalijábamos entero. Mi abuela me contaba que ellos incluso les cortaban los dedos a los marineros ingleses muertos para robarles los anillos. De invención nada”. 


Este fragmento pertence a mi reportaje 'Costa da Morte: Historias del fin del mundo', publicado en el número 4 de la revista Jot Down. Puedes comprar la revista, con artículos de fenómenos como Félix de Azúa o Enric González, a través de la web, en el Fnac o en cualquier de estas librerías. Merece la pena. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario