3 dic. 2013

Pero, ¿por qué carallo arde Galicia?

Este reportaje fue publicado en la revista Jot Down Magazine

A las once de la noche del pasado viernes  14 de septiembre, Iván Lago -25 años, estudiante de ingeniería técnica informática- salió de su casa de Maceiras para buscar a su gato, que tiene la mala e incómoda costumbre de escaparse de casa con la luna. Incrustada entre la costa y el monte, Maceiras es una pequeña aldea gallega en la frontera imaginaria de la Costa da Morte con el inicio de las Rías Baixas. “Cuando estaba a pocos metros de mi casa, con todo oscuro, escuché el grito de una vecina”. Y enseguida su llamada desesperada: “¡Lume! ¡Lume!”. Que, como todo el mundo sabe, significa fuego en gallego. Iván corrió hacia los gritos por un pequeño camino que sale de la aldea construido y asfaltado por los propios vecinos hace más de cuarenta años. Cuando llegó descubrió un conato de incendio, unas pequeñas llamas que nacían y comenzaban a devorar la maleza. “En cuanto lo vi me di la vuelta y corrí a casa a avisar a mis padres. No sé si hice lo correcto, fue lo que me salió. Después llamé al 085”. El 085 –enseguida llegaremos a eso- es el teléfono gratuito del que disponen todos los gallegos cuando divisan un incendio forestal y que tiene hasta una cuenta de Twitter y su correspondiente hashtag: #seveslume085 (si ves fuego 085). “Mi padre –prosigue Iván- se echó al fuego. También el resto de vecinos. Aquí la gente se echa al fuego, de verdad. Se tiraron a él con cubos y mantas. ¡Mi padre estaba intentando apagarlo en zapatillas!”. Mientras los vecinos de Maceiras trataban de sofocar las pequeñas llamas, el monte, enorme allá arriba, oscuro y sereno, contemplaba la batalla sabedor de que la derrota de los vecinos suponía su muerte. “Cuando por fin lo apagamos, encontré de casualidad un pequeño aparato. Era un depósito con un líquido, una mecha y un mechero de laboratorio. Le hice una foto y después vino un técnico forestal y se lo llevo”, dice Iván. “Por cierto, que ese técnico forestal fue todo lo que vino, después de llamar al 085. Y tardó una hora”, desliza quejoso. La noche siguiente los vecinos montaron guardia. Sabían que la cosa no quedaba ahí. Y acertaron. A las cuatro de la mañana volvió a ocurrir. “Otra vez llamas, en el mismo sitio. Esta vez ya ni llamamos al 085, lo apagamos nosotros mismos”. La madrugada del domingo llegó el tercer intento, en el mismo punto. “Esta vez no pudimos controlarlo, la llamas se hicieron demasiado grandes”. Por suerte para los vecinos de Maceiras el fuego avanzó hacia el arroyo que atraviesa la aldea y se extinguió, atrapado entre el agua y la carretera que, cuarenta años atrás, habían construido los vecinos. “Este año aguantamos”, dice una mujer que escucha el relato de Iván, en un bar a pocos metros de donde se produjeron las intentonas. “El año que viene, a saber”.



La zona donde se originó el fuego que Maceiras pudo controlar, luce ahora chamuscada, con algunos arbustos carbonizados. Alrededor, espesa maleza que se amontona y se extiende, monte arriba, cubriendo la ladera. ¿Por qué tres intentos de prender fuego aquí? ¿Quién fue? “Sabemos perfectamente quién fue y por qué lo hizo, pero eso es algo que te vas a ir de aquí sin saber”.

En la carretera de vuelta, la que une Maceiras con Finisterre y pasa al pie del emblemático monte de O Pindo, las montañas están negras. Hechas carbón por otro fuego que sí tuvo éxito, que sí se extendió. Toda esta zona estaba en proceso de regeneración después de que un incendio similar la arrasase en el año 2006. El deprimente paisaje, sin embargo, solo supone una pequeña parte de las 11.000 hectáreas que se ha quemado en Galicia este año, casi un tercio de la superficie total que se ha carbonizado en toda España. Y eso que Galicia ocupa apenas un 6% del total del suelo del estado. Más datos: desde 1991, año en el que comenzó a funcionar el servicio de defensa de incendios forestales, han ardido en Galicia 613.000 hectáreas en 188.070 incendios, según un informe de CCOO. No está de más recordar que una hectárea son diez mil metros cuadrados (que cada uno calcule la equivalencia en campos de fútbol). Para hacernos una lamentable idea, desde 1991 en Galicia, ha ardido una superficie equivalente a la provincia de Ourense. O dicho de otro modo: una cuarta parte de Galicia reducida a cenizas. Que se dice pronto.

“Se ha instalado la idea de que el de los incendios forestales es un problema que no se está solucionando e incluso que va a más. Pero no es cierto”. Interviene Tomás Fernández Couto, secretario general de la Consellería de Medio Rural de la Xunta. “En los años 90 había un promedio de 9.000 incendios al año. A principios de los 2000, unos 7.000. Actualmente, en Galicia, hay unos 3.500 incendios al año (unos diez al día, de media), que son muchos, pero que son tres veces menos. Ésta es una realidad que no siempre se dice”. Otra realidad es que,  pese al descenso general, en los últimos diez años en Galicia ha tenido lugar un tercio de todos los grandes incendios ocurridos en España (se considera gran incendio el que calcina más de 500 hectáreas). En 2012 se dieron tres grandes incendios gallegos y este año ya van siete.

La gran pregunta es, ¿por qué? Si hay que sintetizar en una sola respuesta por qué Galicia arde sin control año tras año podría utilizarse la siguiente ecuación: superficie forestal sin parangón en el resto de España + propiedad privada de esta superficie en forma de minifundios laberínticos + abandono de estas propiedades por el éxodo de las nuevas generaciones hacia zonas urbanas + cultura del fuego como herramienta tradicional gallega. Ésta suma ofrece gran parte de la solución a la gran pregunta, a las noticias que, una y otra vez, vemos en la televisión o escuchamos en la radio y nos alertan de un nuevo incendio en el noroeste. Hay más respuestas, sí, pero no se engañen. Ninguna resuelve tantos incendios en Galicia como la ecuación expuesta.

Galicia alberga el territorio forestal más productivo de toda la UE, con diferencia. Hay, aproximadamente, 1,5 millones de hectáreas forestales en Galicia de las que el 96% pertenecen a particulares. El problema es que este 96% está dividido hasta el hartazgo debido al imperio del minifundismo que prevalece en Galicia. La tradición de dividir las tierras entre los hijos y estos entre los nietos y así sucesivamente, ha convertido Galicia en un puzle de 1,5 millones de hectáreas en el que hay un dueño por cada tres hectáreas que, de media, las ha divido en quince parcelas que, para colmo, no tienen solución de continuidad, es decir, están separadas físicamente entre sí.  Esta desorganización no tendría necesariamente que ser un problema si no fuera por la gran cantidad de núcleos urbanos que hay esparcidos por Galicia: 30.000 según datos de la Xunta, lo que supone el 50% de todos los que hay en España. La mayor parte de ellos padece el abandono de las nuevas generaciones. En Galicia, como en otros tantos sitios, la juventud huye del rural para instalarse en las zonas urbanas. Unas 2.000 aldeas gallegas están desiertas y otras tantas tienen entre dos y tres vecinos. Esto ha desembocado en un abandono completo o muy elevado de los terrenos forestales. Los 15 terrenos divididos en las tres hectáreas que suman el 1,5 millones de hectáreas forestales privadas apenas están cuidadas. Esto es, están llenas de maleza, arbustos y ‘toxeira’. Los viejos aldeanos no tienen tiempo, dinero ni ganas de desbrozar. Solución: la que siempre se ha utilizado en Galicia, la herramienta rural por excelencia que forma parte de la cultura y simbología gallegas: el fuego.

“La falta de ordenamiento y el abandono son la mecha de los incendios en Galicia”, explica Jose Precedo, periodista de la Cadena SER que ha cubierto durante muchos años el fuego forestal gallego. “Un campesino no tiene dinero para limpiar su terreno y le prende fuego. Ese fuego se extiende enseguida por el resto del monte, igual de descuidado, y ya tenemos otro incendio más”. Cada año, en Galicia, hay medio millón de quemas de rastrojo. Con que un par de ellas se descontrolen, ya hay dos grandes incendios preparados. “Prenderle fuego a tu parcela es más barato, de hecho, es casi gratis. Y queda completamente limpia”, explica Iván, el vecino de Maceiras. “Esto tiene solución: ordenar el monte, organizar una política de ordenación territorial”, expone Precedo. “Pero esto supone medidas y programas a largo plazo, algo que choca de frente con la política. Aquí la Xunta, y todos los gobierno anteriores de todos los colores, han preferido reducirlo a un problema de delincuencia y centran sus soluciones en medidas a corto plazo, medidas electoralistas”. La Xunta, en boca de Fernández Couto, responde: “Es muy difícil controlar 1,5 millones de hectáreas divididas hasta el infinito entre propietarios privados. Aplicamos medidas públicas de control y gestión a unas 70.000 hectáreas nuevas cada año, pero es imposible llegar a todas”.

Ricardo Rivas es agente zonal de los servicios de extinción de Medio Rural. Dirige y coordina los incendios forestales desde el distrito IV de Galicia, con base en Noia. Galicia se divide en distritos forestales con distintos grados de riesgo y con equipos de bomberos que, para muchos, son la élite de España. Ricardo lleva 18 años luchando contra el fuego y pocas personas como él –o sus compañeros- para hablar del asunto. “Efectivamente la quema de rastrojo para limpiar los terrenos es un gran problema. No sólo les sale gratis limpiar así, sino que a veces hasta cobran indemnización si las focas (hidroaviones) les rompen algo con el agua o si la bulldozer les derriban árboles”, explica. “Mira hasta qué punto aquí el fuego es una herramienta de trabajo y se aprecia, que nosotros hemos llegado a incendios y algunos vecinos nos han dicho: ‘¡deja que se queme esa parte, hombre! ¡No lo apaguéis justo ahora!’. También nos han insultado, nos quieren echar, nos han tirado piedras y hasta nos hemos encontrado con que habían defecado dentro del camión mientras estábamos trabajando”. 

Para evitar la quema de rastrojos  -intentarlo- y frenar sus consecuencias, la Xunta lleva años aplicando medidas. Además de haber invertido 15 millones de euros sólo este año para limpiar el monte, en Galicia, desde junio hasta octubre, entra en vigor la campaña antiincendios, en la que, entre otras cosas, se refuerzan los servicios de extinción, se extrema la vigilancia y se prohíbe quemar nada en cualquier propiedad rural. El resto del año, para quemar, hay que tramitar un permiso a la administración. Además, cualquier casa en zona rural debe tener limpios 50 metros de su perímetro: los 30 primeros sin un árbol y los 20 últimos con los árboles separados. Incumplir esto supone graves multas. “El problema es que muchos no lo hacen –retoma Ricardo-, y con las propiedades tan descuidadas el fuego aquí se extiende rapidísimo”. Por si fuera poco, y en lo que supone otra crítica recurrente de la sociedad gallega, los planes de prevención destinados a concienciar y sensibilizar a la población rural del peligro de usar el fuego no parecen estar funcionando.      
Por eso Iván y el resto de vecinos de Maceiras sabían quiénes habían prendido fuego. Quiénes fueron los vecinos que quisieron limpiar su terreno de rastrojo y casi logran limpiar todo el monte. “Pero aquí nadie dice nada”, admite Iván. “Nadie denuncia, ni por tener el terreno sucio ni por plantar fuego”. Como siempre, en Galicia, todo es silencio, que tituló Manolo Rivas. “Aquí hay mucho fuego –sigue Iván-y necesitamos ayudarnos entre nosotros. No puedes estar a mal con el vecino. Si le denuncias a lo mejor no te ayuda en el próximo fuego”.  “¿Sabes quiénes son los únicos que denuncian? Los que vienen de Madrid o Valencia, jubilados que compraron casa aquí y viven aquí todo el año. Esos sí que denuncian”. Leo Picallo, vecino de Corcubión, fue brigadista forestal durante dos campañas de extinción de verano. “Claro que todos sabemos quiénes son, pero ‘¿que vas facer?’. No puedes denunciar si no lo pillas in fraganti. Es su palabra contra la tuya”, argumenta. “Pero si a nosotros nos mandaron hacer base (esto es, mandar una brigada a vigilar una zona concreta) en puertas de casas, joder. Nos enviaban a vigilar a casas concretas porque sabían quiénes eran. Y aún así lo consiguen”. Y lo consiguen porque no siempre son los propios vecinos quienes prenden fuego. En no pocas ocasiones contratan a gente para que lo ejecute. “Es más sencillo pagar a un paisano para que lo haga”. Quien toma la palabra es un vecino de Ourense que prefiere no dar su nombre. “A los campesinos les conviene económicamente y se protegen entre ellos. Todo el mundo en los pueblos sabe quién quema, pero nadie denuncia porque para empezar, sería actuar contra sus propios intereses, y para terminar, aquí se ve como algo totalmente normal. ‘El monte es nuestro y, si queremos, lo quemamos’ es una frase que escuché hace unos años y que define perfectamente la posición de la Galicia más sombría y rancia”.

 El 84% de los incendios en Galicia son intencionados, según un estudio hecho público por el Seprona de la comandancia de la Guardia Civil de A Coruña llamado ‘Los incendios forestales en Galicia y su investigación’. Este porcentaje puede resultar engañoso porque en él se incluyen las negligencias por la quema de maleza u otras prácticas campesinas. Pero, al fin y al cabo, es un fuego que alguien comenzó. El porcentaje de incendios intencionados en el resto de España se reduce al 33%. Los accidentales y fuegos naturales suponen el 7% en Galicia frente al 40% de España, el mismo porcentaje de los enmarcados por causas desconocidas, 7%, cuando en España es del 26%.

De la mano de la limpieza de terrenos va la búsqueda de regeneración de cultivos y pastos. Se trata de otro de los grandes focos incendiarios en Galicia pero que no deja de ser una nueva utilización del fuego como herramienta. “Cuando las llamas son en las zonas altas del monte –explica Ricardo Rivas-  es por ganado. Queman zonas enteras para mejorar el pasto, pero muchas veces se extiende al resto del monte. Cuando el fuego es en las zonas bajas de la montaña, es por el cultivo”. Ganaderos y agricultores queman sus terrenos para empezar de cero, pero, una vez más, la no ordenación del territorio convierte todo en un caos por el que una parcela que se incendia contagia rápidamente a las demás. Prueba de la importancia de este fenómeno es que, en las zonas de Galicia donde sí están organizados los ganaderos, como es el caso de la Mariña Lucense, en el norte, apenas hay incendios. “Hombre, allí el clima también ayuda, que es más frío y húmedo”, apunta Ricardo. Con eso y con todo la diferencia es meridiana: en la última década en Ourense y Pontevedra hubo 75.000 y 50.000 incendios respectivamente. En Lugo no llegaron a 15.000. En algunos municipios lucenses, como Trabada, sólo se quemaron 0,08 hectáreas el pasado año, eso a pesar de estar cubierto del que tal vez sea el mayor combustible incendiario en los montes gallegos: el eucalipto.  

El mapa de los incendio en Galicia divide la Comunidad en 19 distritos forestales, algunos de ellos calificados como ZAR, zonas de alto riesgo. Cada distrito cuenta con un jefe de distrito, tres técnicos forestales y varios agentes. El peor distrito, el distrito que cada año arde sin remisión, es el de Ribeira, el distrito forestal XI. : “Es la peor zona de España y seguro que una de las peores de Europa. Tenemos claro que todos los veranos arde”, explica Ricardo. Cuando a Ribeira llegan los días 30-30-30 la suerte está echada.

Hay entre 7 y 11 días al año que son críticos para el monte gallego. Son los llamados 30-30-30. En ellos hay más de 30 grados de temperatura, menos del 30% de humedad y vientos de más de 30 kilómetros por hora. Esos vientos, en Galicia, sólo los trae el Nordés. “Aquí cuando hay Nordés temblamos porque es matemático: si sopla Nordés hay incendio”, dice Ricardo. “Esos días, con un mechero en el monte, montas una fiesta de cien hectáreas en unos segundos”, continúa. “Sin viento, el fuego es circular; si hay viento, hace una lengua que avanza. Como haya Nordés a 90 kilómetros por hora las llamas avanzan más rápido que una persona corriendo a campo abierto. ¿Sabes lo que es eso?”.  En el año 2006 hubo más días 30-30-30 de lo habitual, lo que convirtió aquel año en el de peor recuerdo para los gallegos, con 95.000 hectáreas quemadas. “Pero el peor que me viene a la memoria es 2011, porque llegó el fuego después del verano, en octubre, y ardió todo y teníamos menos medios”, dice Ricardo. Ese año se quemó parte del parque natural de As Fragas do Eume.

No son pocos los campesinos y agricultores en Galicia que desvían culpas. Una creencia muy arraigada y generalizada es que el fuego se debe a las mafias madereras, que utilizan, una vez más, los incendios para regenerar y revalorizar montes. “Eso lo sabe todo el mundo”, asegura el vecino de Ourense que prefiere mantenerse en el anonimato. “Las organizaciones de la madera contratan a gente para que quemen terrenos. Por eso en donde los madereros están organizados no arde el monte”, se queja. Este argumento sostiene también que muchos de los incendios madereros, como el sucedido en O Pindo hace un par de semanas, tienen como objetivo evitar la declaración de parque natural de determinadas áreas. Lo cierto es que, al contrario de lo que sucede con el abandono y desorden del medio rural, esta motivación apenas cuenta con sustento real. “Nunca se ha demostrado una trama”, dice Jose Precedo, periodista de la Cadena SER. “Se insiste en la vía delictiva pero sigue sin demostrarse. Siguen sin aparecer esas supuestas mafias y organizaciones de delincuentes”. En declaraciones a El País Galicia, la Fiscalía Superior de Galicia señala que “no existe ese imaginario de que los incendios son provocados por el trinomio ‘madera-urbanismo-economía del fuego’. No hay ningún propósito criminal concertado”.

Pese a ello, pese a la insistencia de la Fiscalía en desmentirlo y la ausencia de pruebas, la Xunta insiste en la vía de la delincuencia como explicación a gran parte de los incendios. Por eso prender fuego al monte ya se castiga con entre 5 y 25 años de prisión y por eso los detenidos son unos 200 cada año, lo que convierte a Galicia en líder absoluto en España. “La cuestión es, ¿a cuántos de esos detenidos se condena?”, se pregunta Jose Precedo. A día de hoy, hay sólo ocho personas encarceladas por provocar incendios forestales según datos de Instituciones Penitenciarias. Ocho.

“Toda la política de la Xunta, de los últimos gobiernos gallegos sin importar el color, ha sido convertir esto en un problema de delincuencia, reducirlo a delincuentes”, insiste Precedo. El bipartito PSG-BNG llegó a hablar de bandas de motoristas encapuchados que jamás nadie vio. El eslogan de la campaña antiincendios de este verano del gobierno gallego es: ‘Los incendiarios ejecutan nuestros bosques, no seas cómplice de un crimen. Denúncialo a las Fuerzas de Seguridad. Si ves fuego, 085”. Precedo termina: “No se trata de criminalizar o de sólo criminalizar. Se trata de dejar de aplicar medidas electoralistas con cuatro años vista y apostar por políticas a largo plazo que terminen con esto de una vez. Hay que ordenar y conservar los montes. La Xunta se empeña en reducirlo todo, una y otra vez, a un problema de orden público”. Desde la Consellería de Medio Rural, su secretario general, Fernández Couto, responde: “En los días 30-30-30 hay unos cien fuegos diarios, cada vez más cerca de grandes núcleos urbanos con clara intención de hacer daño. Aparecen cuatro focos a la vez, esto no encaja con los motivos tradicionales de uso del fuego que sí aparecen en otras zonas concretas”. Y añade: “No tengo constancia de que sea terrorismo, ¿pero y si lo hubiera? Responde a la misma casuística”. El debate está servido desde hace lustros en Galicia.   

El uso del fuego como arma delictiva, aunque menor y difícilmente demostrable, sí está presente. Existen cientos de casos de ajustes de cuentas entre vecinos, venganzas y hasta intenciones de descubrir las lindes de las propiedades, desaparecidas entre la espesa maleza. Una vez más, las veces que haga falta, el fuego como parte intrínseca de la cultura galega. “Aquí en  A Pobra do Caramiñal –explica Ricardo- había una banda que prendían fuego y luego daban un palo al banco, cuando la policía estaba en el monte. Hasta que llegó el ejército, les fue a casa y les dijeron: ‘Eh, que estamos por aquí, ¿vale? Y se acabó”. Y es que el ejército, cada verano más, está presente en los montes gallegos. Hasta ese punto llega el problema.

“Y después los hay que plantan fuego para ver la fiesta”, completa Ricardo. Los incendiarios y pirómanos abundan en Galicia, pero ni mucho menos son la explicación al problema. La Guardia Civil calcula que los incendios de este perfil no llegan al 7%. “En Boiro tenemos al capitán Cerillas, un vecino que ya sabemos que le gusta ver movilizados a los bomberos”, cuenta Ricardo. Leo Picallo añade: “Un día estaba en un bar y uno cargado de cubatas empezó a gritar, ‘¡ese fuego lo planté yo!’. Como fardando de eso”. Pero nadie dice nada.

Una colilla, la chispa de una obra o un tren que pasa, una brasa mal apagada, un rayo. O intereses urbanísticos. O mineros. La lista del resto de motivos que incendian Galicia es larga, pero si se limitara a ellos, si no entrase en juego la realidad del suelo gallego, no pasarían de ser incendios como los que cada año suceden en cualquier otro punto de España.

Tanto fuego, tanto incendio, ofrece una contraparte digna de valorar. Galicia cuenta con los servicios de extinción más eficaces de España y probablemente con uno de los mejores de Europa. Eso, a pesar de las protestas de los sindicatos, que reclaman un mando único ya que, además de los servicios de la Xunta, existen dos empresas privadas subcontratadas, algo que, dicen los sindicatos, afecta a la coordinación. Además hay brigadas municipales, que dependen directamente de los ayuntamientos, lo que enreda todavía más el panorama. No está de acuerdo Ricardo, que lo simplifica: “Las empresas subcontratadas dependen de nosotros, hacen lo que les decimos”. Añade: “Que eso no es un problema lo demuestra el hecho de que somos los mejores”. Y lo dice muy en serio. Tras años de incendios, Galicia ha logrado una suerte de élite de servicios de extinción. “Se lo puedes preguntar a cualquier bombero forestal de España”, dice Ricardo. “Hace unos años vinieron unos compañeros de Navarra a echarnos una mano. Había un incendio de 400 hectáreas en Oia. Ellos flipaban, claro, lo más grande que habían visto eran 5 o 10 hectáreas. Les dije que subieran por un lado y al rato los tenía abajo: ‘eso no puede apagar’, me dijeron. Subió una brigada gallega y en 20 minutos estaba apagado”. “De verdad no lo digo por vanagloriarme, te lo dice cualquier bombero de España”.

Y por eso Galicia es plaza valorada. Un bombero forestal, un agente o un ingeniero de montes que trabaje un par de años en Galicia, hace currículum. “Uno viene aquí una par de temporadas de incendios y ya no le falta trabajo más en el resto de España”. Y todavía así las brigadas gallegas escuchan otra de las creencias instaladas en Galicia sobre el origen del fuego: que son los propios bomberos quienes los provocan para cobrar. “Yo no sé de dónde sale eso”, dice Leo. “Nosotros cobramos siempre, no sólo cuando salimos”. Ricardo añade: “Eso es como decir que los policías ayudan a que se den atracos porque cobran cuando los evitan. En 18 años de carrera no he conocido un solo bombero que prendiera fuego a nada”.

La profesionalidad se desprende de su pasión por lo que hacen. “Es que engancha, ¿eh?”, dice Leo. “Es un trabajo con mucha adrenalina y le acabas cogiendo mucho el gusto.  Ahora, es muy duro. Igual estás dos días seguidos en un incendio y acabas lleno de golpes”. Ricardo coincide. “A mí sólo ver humo ya me hierve la sangre, me encanta lo que hago pero que quede claro que es muy, muy duro. Muchas horas, corriendo por el monte, huyendo de las llamas”. Un día casi no vuelve a casa. “Estábamos unos siete con una ‘bulldozer’, en Ourense. El fuego nos rodeó completamente y nos pusimos debajo de la pala. El conductor de la ‘bulldozer’ gritaba, ‘¡no quiero morir, tengo una hija recién nacida!’. Yo también joder, pensaba. Pero mantuve la calma. Al menos de cara al resto. Decidimos prender un contrafuego, con mecheros, era nuestra única opción. Y funcionó, logramos que se ahogara y tuvimos una salida. Pero llegué a pensar que no lo contaba”.

 La fascinación por el fuego y su uso, ya sea en el bando de los incendiarios, de los campesinos, de los delincuentes o incluso en el de los bomberos, es asombrosa en Galicia, una tierra donde el aguardiente arde hasta convertirse en ‘queimada’ que sirve para purificar los espíritus, una tierra donde se celebra la noche de San Xoan más espiritual, saltando las hogueras sin remisión cada verano. Donde perviven los ‘fachóns’, los manojos de paja para alumbrar los caminos, o el ‘magosto’, donde se asan las castañas en las hogueras. El fuego como elemento básico de la cultura, purificador, cotidiano y necesario, tal y como relataba Manuel Murguía: “Se encierra en sí mismo, es puro como la llama y purifica cuanto toca. Sin él, nada en la tierra. Él vence a las tinieblas y el mal que en ellas se oculta, él es el principio, es el padre, el hermano, el hijo, el amigo del hombre…”.


“Aún tienen que pasar varias generaciones para que se deje de usar el fuego como ahora, para que deje de ser una costumbre en las aldeas”, dice Ricardo. El fuego como amigo, como herramienta, como tradición. Ante eso, ‘¿que vas facer?’.

No hay comentarios:

Publicar un comentario