19 feb. 2014

Decálogo del opinador profesional

(...) La clave para opinar sobre cualquier tema y salir airoso es una: no mojarse. Aunque parezca mentira, la técnica de decir nulidades, disfrazarlas de reflexiones equidistantes y evitar que parezcan lo que son –tópicos- es un arte. De hecho, es el arte español por excelencia.  

Ni toreo, ni picaresca, ni fútbol; ni cualquier otro estereotipo. La práctica ibérica más perfeccionada es la de opinar de todo. Opinar rápido, opinar siempre. Hay una extraña y espesa fuerza que empuja al español de a pie a decir algo, a valorar o calibrar cualquier situación, aunque no sepa de lo que está hablando ni remotamente. Sirva de paradójico ejemplo este texto: estoy opinando sobre opinar. (...)

Este fragmento pertenece a mí artículo 'Decálogo del opinador profesional' que se publica en el número 7 de Jot Down. Puedes comprar la revista en librerías, el Fnac o aquí. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario